***¡Hay Fiesta en Acambay...! Gran Cabalgata San Miguel Acambay 2016, 1 de octubre***Un vistazo a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos***México importa gasolina que paga en dólares, seguirá subiendo la gasolina***

Reloj_Acambay

 
 
 

 

 

 

 

acambaytour

¡Hay Fiesta en Acambay!


Por Héctor Andrade (contacto@acambaytour.com)


Invitaron al "Chicharito" a la Fiesta de San Miguel Acambay, pero como esta muy feliz por sus 100 goles en la liga europea pues simplemente no llegó. Así que esta noche el que guste jugar lo puede hacer en la Plaza Hidalgo de Acambay. ¡Hay Fiesta!
Sí, es la semana de la fiesta patronal dedicada a San Miguel Acambay, 28 y 29 de septiembre, los días efectivos. En administraciones anteriores les dio por dividir el evento lejos de la catedral de noroeste del Estado de México, me refiero a la iglesia que se ubica en el centro de Acambay, pero ahora los dirigentes de este trienio decidieron regresar la celebración en la plaza principal.
Se ve más gente, comercio—aunque no haya suficiente para hacer el gasto--, exposición y vente de artesanías hechas en el municipio y por supuesto que hay invitados que llegaron también con sus productos. Sombreros, pomadas, artículos elaborados en ocoshal (del árbol del pino), ropa bordada a mano, licores, molcajetes, ollas y jarros de barro, comida, micheladas; nunca falta el famoso pan de fiesta. Hay exposición ganadera, se van a encontrar con el precioso caballo percherón quien tiene de vecino a los borregos, conejos y un par de reses. Los juegos mecánicos, llegaron un poco tarde.
¿No quiere un cafecito? Es la invitación una señora a quienes caminan por el jardín. “Hace calor, me caerá bien”, le dice un caballero, a lo que ella le responde: “no se preocupe, se le quita”. En la plaza de la Juventud, el grupo integrado por los dedicados a la pirotecnia están en su tiempo de consumir los sagrados alimentos, la jornada ha sido intensa en armar la estructura pirotécnica que iluminara la noche del miércoles. Colocan el listón amarillo y rojo, es la advertencia para que no pase la gente, “no vaya ser la de malas que dañen los “cuetes”.
Son unos minutos después de las tres de la tarde, se escuchan las detonaciones de los “cuetes” que lanzan al aire es la señal que la gente de las diversas comunidades van llegando del pueblo de La Caridad. Le pregunto a un oficial de la policía, “siempre en vigilia”, --¿disculpe, sabe usted por dónde va a entrar la procesión?—a lo que me responde: “uy que cree, la verdad no sé, es que me quitaron el radio”. Ni modo, es policía pero lo dejaron incomunicado, casi perdido de los acontecimientos. Mientras que el cuerpo —4 elementos de camisola negra con verde fosforescente, exhibiendo elegancia— encargados de velar por el mantenimiento del orden público y seguridad de los ciudadanos de Acambay, se encontraban deteniendo la pared de una casa ubicada en contra esquina de la iglesia, por si las dudas, con eso de que aquí pasa la falla geológica de Zapopan-Acambay. De manera errónea dicen que es la falla de San Andrés.
¡Ahí vienen! Unas voces dicen a lo lejos. Van entrando por la Avenida Constitución. Una abuelita joven, va cargando a su nieta y dice: “ay, ya me cansé, ya se la voy a dejar a su mamá, no sé si regrese en la noche para ver al K-Paz, ay nomás. Finalmente, se acerca la procesión son más de 100 comunidades del municipio de Acambay que han sido invitadas. ¿Es casi un record? José Luis dice que este año de 2016 hay más gente participando.
Los campaneros hacen girar las campanas de la iglesia para que el badajo pegue y se produzca las ondas del sonido del metal que parece recién pulido. “Es que les dieron su manita de gato para que brillen más”, comenta un feligrés. ¡Listos! La mayordomía de Acambay tiene el copalero con el carbón al rojo vivo, le colocan el incienso este se quema y produce el humo aromática. Se acercan los primeros invitados, les dan la bienvenida como dicta el protocolo.
¿Por qué vienen caminando desde el pueblo de La Caridad? José Luis y Alejandra me responden: porque es una tradición de hace muchos años. Cargan al santo San Miguel, no es uno son varios, entre ellos hay uno del siglo XVIII y XIX, uno de ellos tardó 100 años en salir de su iglesia  hace tan sólo cuatro años, después de algunas gestiones, lograron que también saliera y participara en la procesión. ¿Cuántos llegaron? Quizá unas 3000 mil personas aproximadamente. Al final de la procesión, cerró el grupo, con tambor, metales e instrumentos de aire, Banda Sagrada. Es necesario mencionar que entre la misma gente, todavía se ven los famosos músicos de violín, tambor y flauta que pasado de generación en generación, casi a punto de perderse. “Es una costumbre que lleva mi pueblo…”, escribió Juan Gabriel en una de sus canciones.
Ha sido una tarde llena de colorido, gracias a la participación de los niños, jóvenes y adultos que integran la Danza de Los Arcos, quienes siempre adornan su arco con flores de colores intensos. “Las pastoras”, también engalanaron la procesión.
En la Plaza Hidalgo ya había iniciado el ambiente musical, está cantando Yiliani Valdés con  gran sabor, claro ella es de sangre cubana—una buena experiencia con el público de Acambay que mostraba frialdad ante la bella cantante—y canta Carnaval que se hiciera famosa en la voz de Celia Cruz. “Ella vive en Acambay y es la primera vez que se animó a cantar en la fiesta”, comenta Nestor quien se retira rápido porque se va por unos micrófonos. Al rato regresamos.

Te lo dije bien clarito.

Contacto:acambaytour@yahoo.com

New York TimesExcelsiortime
MexiquenseTV
acambaytour
Museo del automovil_Alemania