FESTIVIDADES DEL FUEGO NUEVO EN DIFERENTES ÉPOCAS

Por: Profr. Antonio Ruiz Pérez

Fray Diego Duran dice:

La rueda era de 52 años, al cabo de los cuales iba a cerrar con una ceremonia que era la noche donde se cumplía el número de la rueda: quebraban cuantas vasijas tenían y apagaban cuantas lumbres había, diciendo que en acabada la rueda había que acabar el mundo y no había de comer y para qué era lumbre, ni vasos para aquel efecto.

La señal que había que haber para acabarse el mundo era que no había de tornar amanecer más. Viendo que venía el día tocaban mucho a tambores, bocinas, flautas, caracoles y otros instrumentos de regocijo y alegría, diciendo que los dioses les daban otra atada de 52 años, sacaban el día que amanecía, para principio, lumbre nueva que traían de la que había sacado el sumo sacerdote presidiendo una solemnísima procesión de acción de gracias porque había amanecido.

Una ceremonia de importancia que realizaban los pueblos prehispánicos, fue la relacionada con el ciclo de 52 años que se inicia con el fuego nuevo. En este rito participaban la mayoría de los pueblos que conformaban Mesoamérica. Por su importancia comprendemos el sentido del origen divino que atribuían al fuego, personificado por el Dios Xhiuatecutli, se suponía que este rito fue iniciado por Mixcoatl (serpiente de nube) una advocación de Texcatlipoca hijo de Tonacatecutli y Tonatecutli, padre de los dioses.

Leer más

¿Qué le pasó a la comunidad otomí en Acambay?

Por Héctor Andrade /rockoleando@gmail.com

Una vez más, se realizó el Festival del Quinto Sol en Acambay, ahora en su edición número 32, teniendo como sede la Zona Arqueológica de Huamango (lugar de vigas o de madera sin labrar), desde donde se puede contemplar el Valle de Acambay, casi ya no hay "espejos". El paso del tiempo ha establecido cambios en la vida social de los habitantes del municipio que es también identificado por los "Peñascos de Dios". Hay misterios, mitos o chismes extendidos por los propios habitantes y el interés por conocer sus propias raíces poco a poco se va perdiendo. Hay otomíes que prefieren no hablar su lengua y adoptar otras costumbres para ignorar su propia identidad. La necesidad, con la aparente evolución de la "vida digital", es hacer uso de las herramientas para generar conciencia acerca de la importancia de recuperar de lo que se dejó en el olvido. Esto no es únicamente para enaltecer la comunidad Ñañú sino para engrandecer nuestro país.

En este 2019, se dedicaron cuatro días al 32 Festival del Quinto Sol a través de diversas actividades: conferencias, talleres, exposiciones, cine, música, entre otras. La actividad cultural salió para compartir el conocimiento en diversas escuelas dentro del municipio de Acambay, algunos niños expresaron su satisfacción al preguntar ¿cuándo regresan otra vez?, para otros les fue indiferente. Sin embargo, el aprendizaje y la práctica generan experiencia e interés por saber más.

Leer más

Nota roja con El Tigre de Santa Julia

Por Héctor Andrade

“Me agarraron como al Tigre de Santa Julia”, “Que no te pase lo que al Tigre de Santa Julia”. ¿Cuántas veces llegamos a escuchar este tipo de comentarios, principalmente en la Ciudad de México? Son dichos populares que todavía se integran, a través del lenguaje, en los barrios de la capital mexicana.

Si, surgió de una historia real de la vida de José de Jesús Negrete Medina el personaje de la nota roja de los primeros años del siglo XX; en aquellos tiempos de la todavía dictadura de Porfirio Díaz. Víctima de la pobreza José de Jesús emigró con su familia, de su pueblo natal Cuerámaro, Guanajuato con destino a la hoy ciudad más grande del mundo. Ingresó al ejército, donde inició su carrera delictiva cuando asaltó el cuartel que se ubicaba en Tacubaya. Le dio por conquistar a las mujeres, sin embargo, nunca se imaginó que una de ellas se haría cómplice de la policía—por despecho—para atraparlo. Esta mujer invita a José de Jesús (el ya famoso Tigre de Santa Julia) a comer.

La comida y sus consecuencias

La dama le preparó mole con carne de puerco y pulque curado de apio. Vaya reacción digestiva, esa suculenta comida le provocó diarrea en poco tiempo. Los policías estaban cerca de la casa de aquella mujer. ¿El motivo? Atrapar al criminal que ya había cometido varios homicidios. Al ver la oportunidad, solo dejaron que terminara de hacer su necesidad fisiológica—atrás de un nopal—para ejecutar el arresto. La presencia de la mujer en la vida de hombres famosos, ha sido importante ya sea para encumbrar o para derrumbar ¿Quién fue la mujer que lo traicionó? La Lupe. De ahí se desprende el dicho “Te agarraron como al Tigre de Santa Julia”. Días después, fue fusilado en la cárcel de Belem el 22 de diciembre de 1910.

Contacto: acambaytour@gmail.com

tigre_santa_julia

Actividad cultural en la zona norte del Estado de México