La sospecha de mi existencia

Por Flor Montoya

Me preocupa estar muerta y no saberlo lo he sospechado algunas veces, esos días que siento la respiración se va haciendo nula que el palpitar del corazón es mas lento y silencioso.
También sospecho cuando todo y todos a quienes amaba se están yendo, me descarnan poco a poco sus ausencias.
Por que cada día que pasa no parece ser vívido si no un paso más cercano a morir.
Me voy gastando el aire que respiro, una que otra alegría que me toca en repartición porque sin darme cuenta me fui convirtiendo en un alma muerta.
Lo sospecho aun más cuando el cerebro no asimila las razones que erizaban a mi cuerpo y no son mas que reacciones inherentes a mi fisonomía obsoleta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *